• ACTUALIZADO:
  • JUEVES 23.04.2009

Emir: al ritmo de Arabia

Emir es una buena propuesta de comida árabe en Alta Córdoba. Lo mejor son los platos y la velocidad a la hora del servicio.

Nicolás Marchetti  | nmarchetti@lavozdelinterior.com.ar

Emir es un restaurante árabe, en el barrio de Alta Córdoba, que combina una buena propuesta tradicional de platos fríos y calientes, con una decoración sobrecargada y una falta de mantenimiento notable en sus instalaciones.


Bien atendido, buenos platos, pero es necesario, urgente, tomar medidas para aportarle una presentación más prolija al salón y, al sanitario, directamente avisarle que estamos en el siglo 21.

Vamos a lo mejor, que son los platos. Antes que nada, vale destacar la velocidad a la hora del servicio. No pasan 10 minutos desde la llegada, que uno tiene algo rico en la boca con qué entretenerse. Si tiene hambre y está apurado, lo suyo es un restaurante árabe, no lo dude.

Y puede deleitarse con un Shawarma (11 pesos), un híbrido entre un taco mejicano y un lomito cordobés, que es el aporte de medio oriente a la comida rápida mundial. Si no, vaya directamente al grano y pruebe la Picada, que es un fiel repaso por los grandes éxitos de la cocina árabe, que se acompaña con pan de pita tibio.

Acá consiste en puré de garbanzos (con limón es un placer), puré de berenjena (tiene un dejo ahumado), berenjena en escabeche, tabule (ensalada de trigo, tomate y cebolla, bien aromática, con abundante menta y perejil), keppe cocido y crudo (bastante trigo para adaptarlo al paladar argentino), niños envueltos en hoja de parra (rellenos de carne y arroz), cusa rellena (zucchini relleno con carne y arroz, rehogado en una salsa de tomate natural), y tripa rellena (con... carne y arroz, y especias varias), entre otros.

Y es muy abundante, tanto que la que se ofrece para cuatro personas (a 88 pesos) alcanza para más de seis. Y más, si antes se animó a las empanada árabes abiertas (seis pesos): con más tomate y menos cebolla que la cerrada, con ajo y perejil, y además, lista para untarse con cuajada. Queda de maravillas.

Bailarines en la mesa
Como si fuera poca información étnica para decodificar, llega un momento en que se apaga la luz y de la nada emergen los bailarines. Primero una una odalisca y luego un varón en traje típico. La música a buen volumen llama tanto la atención que, desde la vereda, los curiosos ocasionales no dudan en frenar y mirar por la ventana.

Los postres en esta visita no fueron lo mejor, ni mucho menos. Dátiles con nueces y almíbar, Baclava, y Knefi (cabello de ángel con nueces y almíbar). El problema evidentemente era con el almíbar, que no llegó a endulzar como los árabes saben hacerlo. Mejor un café turco (cuatro pesos), y que, por favor, contraten a alguien para que lea la borra. ¿Cómo no se dieron cuenta todavía?

El lugar
Fragueiro y Allende. Alta Córdoba.
Reservas al (0351) 472-5930
Abierto todos los días, mediodía y noche, salvo los lunes al mediodía.
Efectivo
Aguas $ 4.50
Shows viernes y sábados por la noche
Estacionamiento en la calle