• ACTUALIZADO:
  • LUNES 09.03.2009

Facebook y los muertos

La popular red social no cierra los perfiles de usuarios fallecidos y los mantiene en un estado "especial y conmemorativo".

Patricia Cravero  | pcravero@lavozdelinterior.com.ar

El crecimiento explosivo de Facebook y la contundencia con la que logró convertirse en la red social por excelencia son siempre motivos de comentario. En el último año, el sitio creado por Mark Zuckerberg alcanzó niveles de popularidad pocas veces vistos en la Web. En nuestro país, más de tres millones de usuarios están registrados, mientras que esa cifra asciende a 175 millones de personas a nivel mundial.


Al mismo tiempo que Facebook gana notoriedad y suma adeptos sin parar, el sitio no deja de ser noticia por algunas inquietudes que genera su funcionamiento. Algo bastante lógico si se tiene en cuenta que muchos usuarios destinan buena parte de su tiempo a interactuar en la Red.

Luego del polémico intento por cambiar los términos de uso del sitio, una nueva duda comenzó a extenderse. ¿Existe la muerte en Facebook? ¿Qué pasa con la cuenta de un usuario cuando éste fallece? La respuesta a esas preguntas indica que, en principio, los usuarios son inmortales en Facebook.

La cláusula de cancelación en las "Condiciones de uso" deja en claro que cuando se notifica la muerte de un usuario, la Red mantiene activa su cuenta pero de forma "especial y conmemorativa" para que sus amigos publiquen y vean comentarios. El artículo anuncia que el estado especial será por un período determinado de tiempo, aunque no especifica cuánto.

Si se escribe un mensaje al centro de consultas de Facebook para ampliar la información, la respuesta sólo agrega que la Red retira ciertos datos confidenciales -sin especificar cuáles- y únicamente los amigos confirmados pueden ver el perfil y encontrar al usuario en búsquedas.

Así, aunque la cuenta sea in memoriam, el difunto sigue formando parte del sitio.

La primera polémica por esta disposición ocurrió en Estados Unidos, cuando una mujer pidió a las autoridades de Facebook que cerraran la cuenta de su hermano fallecido, el periodista William Bemister, ganador de un Emmy. En un primer momento, la Red se negó a hacerlo.

La mujer volvió a insistir aduciendo que el periodista había publicado gran cantidad de información personal en su perfil -como el teléfono, web de la empresa y correo electrónico- que era necesario eliminar por cuestiones de seguridad y por la "enorme pena" de tener que tratar con cientos de personas que creían que su hermano aún estaba vivo.

Cuando el caso adquirió estado público, Facebook se rectificó y accedió al pedido de la hermana de Bemister, con la condición de que la persona que lo solicitara se identificara como alguien con la autoridad para hacerlo.

La cuestión legal
Ante el caso de Bemister, vale preguntarse si existe legislación sobre lo que sucede después de la muerte con los datos que una persona subió a distintos servicios de Internet.

El abogado Martín Carranza Torres, especialista en derecho informático, explica que en Argentina rige la Ley de Hábeas Data, cuyo principio fundamental es que la información le pertenece a la persona sobre la cual esos datos reportan.

Según el especialista, en un caso como el del periodista estadounidense, los datos deberían pasar en sucesión a los herederos de la persona fallecida. "Ahora bien, en el caso de Facebook existen algunas cláusulas contractuales en virtud de las cuales quien incorpora información, está cediendo la propiedad intelectual de esa información a la comunidad o mejor dicho al dueño del sistema", señala.

Sin embargo, el abogado afirma que teniendo en cuenta que se trata de un contrato de adhesión por el cual una persona renuncia a determinados derechos, "la cláusula es más que discutible".

"En el caso de que los sucesores de una persona fallecida quieran disponer de los datos que esa persona difundió, las leyes civiles también funcionan. La ley argentina me hace a mí propietario de la información y por lo tanto, los herederos tienen derecho a reclamar por ella".

Otro caso
Mientras la política de Facebook respecto de sus usuarios fallecidos es crear cuentas conmemorativas, la situación difiere en otros servicios on line, como algunas cuentas de correo.

En el caso de Yahoo Mail, la compañía aclara en sus "Condiciones de uso" que las cuentas son intransferibles y por lo tanto, los derechos a ella y su contenido "se extinguen" a la muerte del usuario. La cláusula agrega que en caso de recibir un certificado de defunción, la cuenta "podría ser terminada y los contenidos en ella borrados permanentemente".

Además, Yahoo se reserva el derecho a dar de baja las casillas que están inactivas por un período prolongado de tiempo, eliminando la clave y toda la información y contenidos asociados. Por lo tanto, si ningún familiar notifica la muerte de un usuario a Yahoo, la cuenta del difunto podría ser dada de baja directamente, luego de un tiempo.

Prudencia en la Red
El caso del periodista fallecido invita a pensar sobre la importancia de proteger la información que se sube a Facebook. "Si no voy a querer que una información esté cuando me muera, mejor que no lo suba cuando esté vivo", reflexiona el especialista Carranza Torres.

Según el abogado, "los recaudos hay que tomarlos en vida", lo que implica que el usuario no tiene que mostrar aquellas cosas que no quiere que sean vistas, y debe saber que está renunciando a un altísimo nivel de intimidad con sus publicaciones. "Uno a veces da mucha información que si lo pensara un poco no la daría", asegura Carranza Torres. Lejos de adoptar una actitud paranoica en la red, la idea es tomar algunos simples recaudos respecto a la información que se comparte, que van desde la preservación de ciertos datos privados (como direcciones y teléfonos) hasta la configuración de filtros de seguridad, para que sólo los contactos puedan ver el perfil del usuario.

"El consejo es ser prudentes. Al entrar a Facebook se renuncia al secreto o la intimidad de la que información que se sube. El hecho fortuito de la muerte en nada cambia la prudencia e imprudencia que haya tenido una persona mientras estaba viva", sentencia el abogado.

  • 11.03.2009 13:16:00

    Esteban Luis

    Todos se quejan y se asustan, o etc. Por facebook,myspace, y las miles de redes sociales existentes. Es muy facil esto: NO HAY PROBLEMAS!!. Las redes estan ahi, si las queres usar , usalas y si no, dejalas a un lado y no critiques ni las revientes, como hacen muchos. Si queres, tenes, y si no, que te importa. Si te gusta poner tus datos, ponelos, eso si, hacete cargo. Bueno. Vivir y dejar vivir

  • 11.03.2009 05:12:00

    FERNANDO MALDONADO

    ES QUE HAY QUE SER MUUUUUUUUUUUYYYYYYYYYY PELOTUDO PARA PONER DATOS PERSONALES Y CONFIDENCIALES EN LA RED PARA QUE CUALQUIERA PUEDA LEERLOS

  • 10.03.2009 23:31:00

    cande cab

    me parece muy poco serio y privado todo lo que es facebook.

  • 09.03.2009 09:49:00

    Pedro listortti

    como le meten fichas a la porqueria esta del Facebook, pareciera que las ideas no surgen.

  • 09.03.2009 09:25:00

    facherazo book facha

    Creo que esto es un item mas a tener en cuenta a la hora de testar, ya que es parte de la herencia de una persona.