• ACTUALIZADO:
  • JUEVES 06.11.2008

Victor Wooten, el bajista virtuoso y humilde

Está considerado como "el Michael Jordan" del bajo, aunque él dice que le "quedan cosas por aprender". Toca este jueves en La Vieja Usina.

Germán Arrascaeta  | garrascaeta@lavozdelinterior.com.ar

Victor Wooten tiene las manos de Dios. El bajista de Béla Fleck & The Flecktones, grupo que actúa hoy en La Vieja Usina, es un malabarista de su instrumento. Wooten desarrolló nuevas técnicas de pulsación, reveladoras sobre cómo optimizar las posibilidades de un bajo de seis cuerdas.


Aun así, su valor agregado reside en el hecho de que su virtuosismo no es exhibicionista. Es que su toque explosivo se aplica naturalmente a músicas más formales o fáciles de asimilar.

Considerado "el Michael Jordan del bajo" e incluso "el mejor bajista del mundo", Victor Wooten toma distancia del instrumentista al que no le quedan secretos por descubrir. "El bajo eléctrico es muy joven, es un instrumento relativamente nuevo, así que todavía estoy descubriendo cómo tocarlo", expresa.

"Por eso, no siento que he descubierto todo. Aún aprendo cosas nuevas de muchas personas diferentes que conozco, del bajo mismo... Y también la música me sigue enseñando. Sería muy triste darme cuenta de ya descubrí todo, en realidad".

Mi hermano el profe
Nacido y criado en el seno de una familia de músicos de Virginia, Wooten tuvo a su hermano Regi como primer profesor. "Fue mi mayor maestro cuando empecé –destaca Victor–. Desde entonces, he aprendido con mucha gente a través de escucharlos, tocar y hacer jams con ellos. Regi fue mi único profesor real, el único que me sentó y me enseñó cosas. Pero no sólo hablando uno aprende, también tocando con quienes te enseñan. En ese sentido, tuve muchísimos profesores. Y espero tener muchos más".

Victor Wooten tiene una inagotable lista sábana de colaboraciones. En ella, pueden destacarse un extremo jazzero como Chick Corea y otro funkero como Bootsy Collins. ¿Qué extremo disfrutará más? "Me siento afortunado de tocar con diferentes tipos de músicos –asegura–. Esa variedad me hace sentir bien con respecto a mis logros y a mi propia habilidad. En cuanto al lugar más cómodo para tocar música instrumental improvisada, prefiero el jazz fusión. Me gusta tocar también otras cosas, bluegrass, jazz, funk y, como normalmente toco libremente e improviso, que es lo natural para mí, siento muy especial las situaciones en las que alguien me dice exactamente qué tocar. Lo disfruto porque no pasa seguido. Si me dijeran qué tengo que tocar todo el tiempo, entonces sería al revés".





–Uno de tus discos solistas es "Ying Yang". ¿Cuáles son tus costados amable y despreciable?
–El ying y el yang para mí implica equilibrio, el símbolo muestra que hay un lugar para cada cosa. Los dos colores diferentes muestran el equilibrio. Mi música es una representación de mi vida, y mi vida es equilibrio en el resto de mis actividades: ser lógico pero también sabio; tener cosas planeadas y también improvisar; pasar tiempo con familia y amigos así como pasarlo solo.

–En Fleckstones tocás junto a tu otro hermano: Ray. ¿Cómo es comunicarse musicalmente con un hermano? ¿No es desgastante en las giras?
–Cuando estaba creciendo, era el más chico de cinco hermanos. Ser el más chico era bueno, la gente pensaba que nos peleábamos o que me molestaban por ser el más chico, y fue al contrario. Tener cuatro hermanos fue como tener cuatro padres extras para criarme, y eso continúa hoy. Tocar hoy con Roy en una banda es como estar en casa, tocamos juntos toda la vida y eso hace que tocar sea algo muy sencillo. Lo mismo pasa al viajar juntos, se hace fácil, nos conocemos mucho. En los Fleckstones nos ubicamos en partes muy opuestas del escenario. Eso es raro, que batería y bajo no estén al lado, pero como somos hermanos y nos conocemos tanto, podemos estar alejados y aún así entendernos musicalmente.

–Se te consideró "el Michael Jordan del bajo". ¿Hay algún jugador contemporáneo que te emocione, que sea "el Victor Wooten del básquet"?
–Me honra que me comparen con Jordan. Me emociona ser comparado con alguien como él. Y aunque ya no esté jugando más, ha influenciado en el juego de hoy. Jordan hizo mejor a los otros basquetbolistas, elevó el estándar; tras él, el básquet es mejor. Ojalá yo pueda hacer una mínima parte de eso en música. Ojalá una futura generación de bajistas sea más abierta, haga mejores músicas, tenga más oportunidades. Jordan, al ponerse más viejo, se transformó en un jugador mas inteligente. Quiero que me pase eso mismo. De los nuevos me conmueve Koby Briant.

–Uno de los últimos discos de Bela Fleck & The Fleckstones se llama "Hidden land". ¿Cuál es esa "tierra escondida"?
–Bela llegó con ese nombre. No sé de dónde vino el título. Después, cuando tomábamos fotos para el álbum, nos metimos en unas grandes cuevas, que se veían como un lugar extraño y escondido, así que entonces pensamos que Hidden Land era un título justo. Creo que hay lugares escondidos dentro de cada uno y, para nosotros, hallar esos lugares oscuros es una forma de descubrir música nueva.

El dato
Bela Fleck & The Flecktones actuará esta jueves, desde las 21.30, en La Vieja Usina (Mendoza y Costanera). Las entradas cuestan $ 98, $ 80, $ 70, $ 60, $ 50, $ 40 y $ 30.